Locos por la nube. El cloud en la empresa. Beneficios

Cloud computing

El cloud computing permitirá a las empresas no sólo dar más servicios competitivos en ahorro de tiempo y costes sino que facilitará una reducción en infraestructuras y ampliar nuevas líneas de negocio, aumentado el espectro de usuarios y la posibilidad de integrar otras soluciones. Imagen: Fotolia

Pese a que el cloud computing tiene aún escasa implantación en la empresa española con una penetración del 12% en las micropymes y un 19,5% en las empresas de mayor tamaño, los vaticinios apuntan en el mercado global a que su uso crecerá a un ritmo de doble dígito durante los próximos seis años y superará los 555.000 millones de dólares, según los números que baraja la consultora americana Allied Market Research.

El cloud señala una nueva realidad a la que aún no ha hecho frente las organizaciones: un solo servidor facilita el acceso al tratamiento de la información de las organizaciones desde cualquier sitio y desde varios dispositivos, tan sólo basta con tener conexión a Internet. Lo que genera a las empresas poder dar servicios más competitivos en tiempo y costes, reducción en infraestructuras y ampliar nuevas líneas de negocio, aumentado el espectro de usuarios y la posibilidad de integrar otras soluciones.

Sin embargo,  su reducido crecimiento en el mercado nacional frente a los últimos pronósticos de la consultora IDC, desde la que se asegura que el cloud estará presente en este 2014 en más del 50% de las empresas españolas, apunta aún a una falta de conocimiento sobre la materia en las organizaciones, marcada fundamentalmente por los costes y la seguridad y también la confidencialidad de los datos corporativos.

No nos engañemos, para los más profanos en la materia la denominada nube no es más que un conjunto de servicios ofrecidos a través de Internet de manera sencilla, ágil y económica, permitiendo a los usuarios acceder a un catálogo estándar de prestaciones que responden a las necesidades del negocio de forma flexible.

Se trata de un sitio externo en donde se puede almacenar básicamente todo el centro de datos de una empresa para poder acceder a través de Internet a toda la información.

Pero esa transición a la tecnología cloud requerirá notables cambios transversales en las organizaciones que abarquen a empleados, procesos y tecnología. Además el cloud no viene solo: el big data y la movilidad serán claves en el crecimiento de esta tendencia.

De hecho en este 2014 se cifra que el mercado del cloud alcanzará unos ingresos globales de 209.000 millones de dólares marcados por el crecimiento que se registrará en el ámbito de la cloud pública e IBM predice ya que hasta 2015 se crearán cerca de 14 millones de nuevos empleos en todo el mundo entorno al sector Cloud Computing y que más de 130.000 corresponderán a España.

Precisamente hay que distinguir dos modalidades en la prestación de este servicio: nube privada, donde una sola organización gestiona todos sus datos y nube pública, (la más demandada) en la que se comparten servicios con otras entidades  y estas utilizan un conjunto de redes, almacenamientos y procesamiento de datos que se ajustan a las necesidades de cada una.

Pero la clave está una vez más en la información. En saber verdaderamente cuáles son los beneficios que reporta su empleo y su uso a las organizaciones y qué razones deberían pesar en las empresas para adoptar el cloud dentro de su estrategia.

Tomen nota:

  • Ahorro de costes: se reduce el gasto en infraestructuras y en recursos para su mantenimiento, así como en licencias de software y en personal técnico, al ser menor la inversión en innovación tecnológica propia.

  • Pagas por uso: lo que optimiza el gasto. Ya no hay por qué adquirir ningún tipo de hardware ni software, lo que no sólo reduce el coste en la adquisición de dichos componentes, sino que ahorrar también en mantenimiento y energía. Esta opción es más económica que instalar y mantener un servidor propio o contratar los servicios de un proveedor.

  • Accesibilidad y movilidad: Información disponible todos los días del año, las 24 horas del día, teniendo acceso a ella desde cualquier parte del mundo y cualquier dispositivo.

  • Seguridad: el proveedor del servicio cloud se encarga de actualizar y mejorar los sistemas, permitiendo a tu empresa acceder a la última tecnología sin tener que invertir esfuerzos en su desarrollo. Además, recae sobre él el desarrollo de medidas para el impulso de la protección de datos y la seguridad de la información contenida en sus sistemas.

  • Almacenamiento: la empresa puede guardar su información en la nube, sin tener que invertir en la compra, instalación y mantenimiento de servidores propios.

  • Flexibilidad: puedes elegir los servicios cloud que mejor se adapten a las necesidades concretas de tu negocio.

  • Recuperación ante desastres: al estar la información almacenada en la nube, la empresa puede acceder a ella en todo momento, con independencia de que se produzca algún incidente que le impida hacer uso de sus herramientas propias.

  • Ecología: Al ahorrar en hardware y en energía disminuye el uso de recursos y componentes que en un futuro pueden ser perjudiciales para el medio ambiente.

Publicado en Blog, cloud computing, Tendencias Etiquetado con: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*