Las máquinas toman el mando. Bienvenidos a la automatización del trabajo

Automatización

Si hay algo que va a cambiar notablemente nuestro horizonte más cercano será la consolidación definitiva de la automatización del trabajo. /Pixabay

En el año 2020 se estima que un hogar medio pueda llegar a tener hasta 50 dispositivos conectados. La hiperconectividad va a modelar las relaciones entre personas y las máquinas, pero también la mensajería instantánea que se convertirá en el medio de comunicación preferido de los ciudadanos, por encima de la voz y los medios sociales. Todo ello sin obviar lo que traerá consigo la realidad virtual que tendrá un peso relevante en sectores ligados al ocio y al comercio de la mano de la llamada tecnología llevable.

Así se ve el futuro desde el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones (ONTSI) al describir recientemente las principales tendencias tecnológicas que van a influir en la evolución de la Sociedad de la Información en los próximos años y que están llamadas a modificar nuestros hábitos de comportamiento de los usuarios en relación a la utilización cotidiana de nuevos servicios tecnológicos,  pero también impactarán de forma directa en el ámbito empresarial.

Y en este sentido, si hay algo que va a cambiar notablemente nuestro horizonte más cercano será la consolidación definitiva de la automatización del trabajo. Fenómeno que, si bien, no es nuevo, ya que ha estado presente en todas las revoluciones industriales de la historia, el desarrollo continuo de las tecnologias de la información y las comunicaciones, está posibilitando una transformación total de un gran número de actividades que  hasta hace relativamente poco tiempo se consideraban que podían ser realizadas por  personas. De hecho, la aplicación de soluciones y servicios relacionados con las TIC en procesos productivos va a producir en los próximos años una reorganización laboral de gran calado que vendrá acompañada de la aparición de nuevos puestos laborales. Los sectores más expuestos a ese cambio serán casi con toda seguridad todos aquellos relacionados con el telemarketing, industria, logística-transporte y administración, pero también el ámbito sanitario.

Precisamente los sistemas de inteligencia artificial ya están consiguiendo reproducir el comportamiento del cerebro humano, siendo capaces de resolver problemas por sí mismos aplicando razonamientos similares a la lógica humana y aprender a base de la experiencia. Por ejemplo, la combinación de la inteligencia artificial con técnicas de procesado digital de imágenes se aplica en la actualidad para la detención de tumores y cánceres.

Ni tan siquiera Robert Zemekis en su particular visión del Regreso al futuro, que recientemente cumplió una fecha clave, el pasado 21 de octubre llegó a vaticinar al completo cómo sería ese mundo futurista que ya nos enseñó en 1985 de la mano de Michael J. Fox,  aunque no hay dudas acertó en parte con las gafas de realidad aumentada…

Lo que sí será real, según los expertos, es que los sistemas de inteligencia artificial incidirán especialmente en sectores relacionados con el análisis de la información, como por ejemplo ocurrirá en los despachos de abogados, según ONTSI,”con la finalidad de detectar información que de otra forma pasaría desperciciba para los profesionales del derecho”.

La robótica también va a contribuir a esa automatización, muy especialmente en el ámbito de la industria. Pero las novedades también se dejarán sentir en la manera que se desarrollan nuevos modelos de negocio gracias al florecimiento de la economía colaborativa o la forma en la que incluso conducimos, ya que la conectividad permitirá el desarrollo de sistemas autónomos de conducción, en los que el conductor físico no será necesario.

Además tendrá especial relevancia la compra programática donde el comercio electrónico será el gran beneficiado con las nuevas formas de publicidad más personalizadas. Todo ello junto al desarrollo del 3D y la especial atención que habrá que prestar a la ciberseguridad donde se implantarán más y mejores medidas para la protección de la información.

La clave será que la aplicación de soluciones y servicios relacionados con las TIC en las organizaciones vendrá para mejorar procesos, ganar en eficiencia y generar más confianza en el consumidor, vislumbrando nuevas formas de negocio. Lo que no cabe duda tampoco es que la gestión documental inteligente también será un importante eslabón en la cadena que facilitará esa automatización del trabajo ayudando a las empresas a ser más ágiles y rápidas.

Publicado en Blog, Gestion documental, Tendencias Etiquetado con: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*