La forma del agua: La buena ‘formación’

La forma del agua

docQuijote tiene un compromiso con la FORMA, que no es otro que un compromiso con el FONDO.. Por eso elegimos como eslogan corporativo, como propuesta de valor, la expresión de “la forma del agua”: una filosofía de trabajo y de negocio “líquida”, flexible, adaptable…. Imagen: Fotolia

Suponemos que ya son conscientes de la llamada “paradoja de la sociedad de la información”: cuanto más aumenta la capacidad tecnológica de producir y enviar información, más disminuye nuestra capacidad para absorberla o entenderla. Claro, que esta afirmación es científicamente válida desde el punto de vista del tiempo que podemos dedicar a procesar la información que recibimos: cada vez tenemos menos tiempo para aprehender más información.

¿Hemos dicho información? ¿Se dan cuenta de que se trata de una palabra compuesta: el prefijo in- que precede a –formación? La palabra “formación” proviene del latín “formatio” y significa “formar”, esto es, respectivamente: dar forma a algo; crear un todo a partir de la integración de sus partes o poner en orden. Así que in-formación significaría, desde un punto de vista etimológico: poner una forma dentro de la mente de otro o generar desde fuera algo que se dirige hacia dentro.

Por tanto, en sentido estricto, “formar” se debe asociar más con “componer”, “integrar” o “crear” que con “educar”. Pero es verdad que en los últimos años el sentido de la palabra “formación” se ha asociado a la capacitación de una persona, ya sea académica o profesional, y se vincula al nivel de estudios que se tiene, a los cursos que se ha hecho o al aprendizaje formal o informal en diferentes materias. Tener una “buena formación” significa que se ha alcanzado un determinado nivel de conocimientos reglados y no reglados que hacen competente a una persona en un determinado ámbito.

Cuando el proyecto empresarial docQuijote Software estaba tomando cuerpo, dedicamos mucho tiempo a pensar en la FORMA. Por eso nos gusta tanto la palabra FORMACIÓN (y, por supuesto, su derivada “información”). En todas y cada una de las acepciones de la palabra.

Primero, porque se refiere al proceso por el que un grupo de profesionales se encontró en un determinado momento, conformó un equipo de máxima competencia y dio a luz hace unos años un proyecto que se ha convertido hoy en una realidad tangible.

Segundo, porque nuestro modelo de negocio tiene mucho que ver con dar la respuesta adecuada a las necesidades de nuestros clientes o, dicho de otro modo, tiene mucho que ver con nuestra capacidad de dar forma a cada uno de los diferentes requerimientos que nos hacen. Nuestro Consejero Delegado dice que las empresas como la nuestra no hacen software, que son los clientes los que crean las condiciones para que nuestro software tenga sentido.

Tercero, porque está en la esencia misma de nuestro trabajo: componer partes de un todo: desde un fragmento de código, a un determinado flujo que es capaz de convertirse en el conjunto de gramáticas que forman un módulo o una aplicación “que hace cosas”.

Y cuarto, porque la “formación” es imprescindible en un entorno altamente cualificado y competitivo. Por cierto, ¿se han fijado en la propia palabra “formación”? También es compuesta. A partir de la raíz “forma” y añadiendo el sufijo –ción, que significa “acción y efecto”; en este caso, acción de formar y efecto de formar.

Así que en el sentido más práctico de la palabra podemos decir que desde el próximo mes de abril docQuijote Software va a impulsar todas sus actividades de formación y de información. De las segundas, las de información, empiezan a dar buena cuenta nuestras acciones en la web, redes sociales, blog, newsletters, etc… Y de las primeras, las de formación, estamos poniendo en marcha un sistema que nos permita limitar los daños de la paradoja de la sociedad de la información, es decir, ofrecer contenidos válidos, útiles y proporcionados a su fin.

Estamos repensando el “diseño informacional”, la “forma” en la que presentar el contenido para que sea más fácil de entender, de forma más intuitiva y dedicando menos tiempo y esfuerzo pero cumpliendo los objetivos de preparar adecuadamente a los equipos que van a vender y van a trabajar con nuestras aplicaciones.

Nuestro nuevo sistema de formación reforzará el aprendizaje presencial, desde luego, pero también creará una plataforma de e-learning que nos permita aprovechar todas las ventajas de las nuevas tecnologías para aportar valor a la “formación”.

Quizás ahora se entienda mejor nuestro compromiso con la FORMA, que no es otro que un compromiso con el FONDO (es básicamente lo mismo). Por eso elegimos como eslogan corporativo, como propuesta de valor, la expresión de “la forma del agua”: una filosofía de trabajo y de negocio “líquida”, flexible, adaptable…

Publicado en Blog, Eventos, Gestion documental Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*