El rol del nuevo CIO

 

El-rol-del-nuevo-CIO-docQuijote

El nuevo CIO es el responsable de que las organizaciones no caigan en la obsolescencia tecnológica preparándolas para el futuro. /Pixabay.

La tecnología tiene la oportunidad de ser el motor de cambio de las empresas pero también es la llave de acceso a graves amenazas si no se gestiona correctamente. Es justo aquí donde el responsable de sistemas informáticos e información tecnológica o IT, conocido como CIO (Chief Information Officer) toma en la actualidad un papel relevante ante el importante momento de disrupción tecnológica en la que vivimos.

Podíamos decir que hoy este perfil es crucial en la toma de decisiones corporativas al ser el responsable del departamento que se consolida como eje transversal en todas las áreas de las organizaciones, facultado para mejorar tanto la conectividad, como siendo el motor de que los procesos tanto dentro como fuera de la empresa, sean más ágiles y eficientes.

Cómo sabemos la transformación digital ya es un asunto prioritario para muchas organizaciones y ahora este perfil tiene importantes respercusiones en aras a garantizar en el futuro el valor estratégico del negocio en el uso de la tecnología de la información. En realidad es el responsable de que las organizaciones no caigan en la obsolescencia tecnológica preparándolas para el futuro.

Hoy el perfil clásico de CIO  que suministra las capacidades tecnológicas a la organización con eficiencia, confianza y excelencia que resolvía sólo los problemas tecnológicos y operativos está ya camino de la extinción a favor de un nuevo CIO 2.0, como asegura la consultora Gatner, que define este nuevo perfil como aquel que “busca crear nuevas vías de ingreso para la compañía, transformando el negocio mediante la innovación cocreativa con otras áreas, utilizando la influencia”. Distinguiendo en ese nuevo rol, hasta cuatro prototipos:

1. Visionario. Dedica sus esfuerzos de manera intensa en la generación de nuevos ingresos utilizando la tecnología, es decir, su actuación está sobre todo centrada en el cliente y menos en el backoffice.

2. Partner. Este segundo perfil  es similar al visionario en lo relativo a su orientación a los clientes y a la potenciación de los diversos canales de crecimiento de los ingresos. Sin embargo, el partner toma menos la iniciativa y se encarga fundamentalmente de proporcionar a las áreas de negocio el soporte necesario para hacer posibles sus iniciativas.

3. Facilitador. Este tercer prototipo de CIO comparte con el partner su pragmatismo y orientación a la resolución de los problemas inherentes al negocio como estrategia de transformación, sin que sea su foco la innovación. Sin embargo, el facilitador está centrado más en la mejora del backoffice como estrategia de aportación de valor.

4. Optimizador. Finalmente, este perfil integra a aquellos CIO que tienen una estrategia de transformación basada en la innovación, pero que centran su aportación de valor en la reducción de costes y en la obtención de mejoras en la eficiencia.

En realidad el nuevo CIO adquiere atributos de mayor liderazgo, con una experiencia multidisciplinar (TI, Recursos Humanos, provisión de servicios, etc.), gestionando el riesgo, liderando la innovación, y buscando la colaboración y consenso entre todos. Es adaptativo, resolutivo, informado y tiene además una gran visión del negocio.

A estos perfiles se les exige ya aportar mayor valor al negocio, rentabilidad y diferenciación en el mercado y esto requiere una buena comprensión de la estrategia del negocio, así como mantenerse al día sobre las últimas novedades en tecnología teniendo, además, tres habilidades básicas:  ser capaces de evaluar qué tecnologías son prometedoras para sus organizaciones; diseñar modelos de negocio de próxima generación identificando dónde están las tecnologías que marcarán la diferencia, tanto en el crecimiento de las ganancias como en la obtención de ahorros por la eficiencia en el mercado, y financiar la innovación a través de la optimización del legado, donde gran parte de la tecnología  punta y los modelos de negocios de próxima generación deben ser financiados a través de la optimización de las inversiones existentes.

Y ahora responda a la siguiente pregunta: ¿tiene el CIO de su organización estas cualidades?

Publicado en Blog, Tendencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*