¿Cuánto cuesta la factura electrónica?

¿Cuánto cuesta la factura electrónica?

Sabemos que hay una brecha entre las organizaciones que apuestan por la factuación electrónica, pese a que las inversiones en este tipo de soluciones suelen recuperarse dentro de los primeros 6 meses. /Pixabay.

Si está pensando en implantar un sistema de facturación electrónica en su empresa es más que probable que se esté haciendo en este mismo instante esta pregunta. Partiendo de la tesis de que es díficil de contabilizar el precio de la implantación de una solución de este tipo, lo que es un hecho que a mayor grado de complejidad de la plataforma y mayor automatización de la misma, logrará mayores ahorros por cada factura emitida o recibida.

Los datos son claros, ya que la facturación electrónica ofrece numerosas ventajas tanto desde el punto de vista del emisor como del receptor y por lo tanto, hay que tener en cuenta lo que conlleva realizar un proceso de facturación en papel y así analizar si es rentable optar por la digitalización de los documentos, y por ende, por el empleo de la facturación electrónica.

AECOC, una de las asociaciones empresariales de nuestro pais que viene realizando estudios sobre mercado, innovación, tendencias y buenas prácticas enfocados a la mejora de la competitividad,  realizó esa misma cuenta cifrando que el coste de emisión de una factura en papel llega por unidad a nada menos que 2,23 euros y para el receptor supone un gasto por unidad de 3,38 euros.

Frente a ello, la consultora SERES contemplaba también su particular análisis en su último informe sobre el uso de la facturación electrónica en España, elevando aún más las cifras al señalar que la realización de una factura en papel llega los 4,45 euros en la emisión, frente a unos  7,22 euros que costaría cada recepción de factura en papel.

Del otro lado, los números apuntan a que el formato electrónico ha permitido el pasado año a las organizaciones un ahorro de 519 millones de euros ( 331 millones de euros en recepción de facturas y 188 millones en su emisión). O dicho de otra forma, el formato electrónico en la recepción llega a los 1,64 euros en la emisión de cada factura y 2,27 euros en la recepción, según SERES.

Quizás lo más relevante, para darnos cuenta de que la factura electrónica es ya una tecnología imprescindible en las políticas de mejora de las empresas, que el receptor se lleva la peor parte, como se indica en el cuadro que hemos realizado con los datos de AECOC, al asumir importes mayores en todo lo relacionado con la codificación de la factura y el tratamiento manual de la información de la misma, estableciéndose un total de 8 minutos de tiempo que se genera para la recepción.

Coste factura en papel

​Implementar, por tanto, un sofware de gestión de documentos y también de facturación electrónica propicia, además de un ahorro de costes notable y un mayor control, que más de un 7 por ciento de los documentos de la empresa no se pierdan o archiven en un lugar que no corresponde.

Sabemos que hay una brecha entre las organizaciones que apuestan por la factuación electrónica, pese a que las inversiones en este tipo de soluciones suelen recuperarse dentro de los primeros 6 meses, tal y como señaló otro informe, pero esta vez realizado por la empresa Billentis en mayo de 2014.

Pero realmente uno de los costes del proyecto es precisamente el de adaptación a una nueva forma de hacer las cosas, al sustituir el papel por documentos electrónicos, ya que lo importante no es sólo generar facturas bajo este formato, sino integrarlas en los procesos actuales de gestión de la empresa.

Desde docQuijote acabamos de lanzar al mercado docQ e-factura, una nueva plataforma para la automatización del proceso de facturación electrónica válida tanto para entidades privadas, como para facturación a la Administración pública.

Se trata de un compendio de soluciones que aporta una gran cantidad de beneficios y ventajas reduciendo drásticamente el tiempo de procesado de facturas, así como los recursos tanto materiales como humanos, necesarios para ello. Pertimiento además hacer una seguimiento y trazabilidad de cualquiera de los documentos introducidos en el sistema, por lo que prácticamente se eliminan los escenarios de: pérdida de documentos, pérdida de beneficios por pronto pago, deterioro de la relación con clientes por inexactitudes, errores, etc.

Recuerde que la facturación es un proceso basado en una gran cantidad de papeles, cuya manipulación y proceso contable se desarrolla a través de una intervención manual que supone grandes pérdidas de competitividad en las empresa. Apostar por la facturación electrónica es sin duda ya un paso a la eficiencia y a la mejora de la productividad.

Publicado en Blog, Factura Electrónica, Gestion documental Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*