Cómo sobrevivir en 2016 sacándole partido a Darwin

Sácale partido a Darwin o cómo sobrevivir en 2016

El Darwinismo Digital hace referencia a cuando la tecnología y la sociedad evolucionan de una forma más rápida que nuestra capacidad de adaptación.

2016 será un nuevo año de nuevos desafíos para las empresas que deberán impregnarse del llamado Darwinismo digital donde sólo los mejores y más adaptados sobrevivirán, mientras que los débiles se quedarán por el camino. Las organizaciones, tirando de la Teoría de Darwin, deberán asumir sin dilación los cambios ayudándose de la tecnología para conectar con las necesidades del nuevo cliente digital que impone ya un mayor compromiso por la digitalización.

Fue precisamente Evan Schwartz, en 1999, cuando unió la conocida teoría de las especies a la era digital señalando que las  “las compañías que no se muevan lo suficientemente rápido correrán la misma suerte que los dinosaurios”. En realidad el  Darwinismo Digital hace referencia a cuando la tecnología y la sociedad evolucionan de una forma más rápida que nuestra capacidad de adaptación, y eso es precisamente lo que viene ocurriendo desde hace un tiempo donde muchas empresas no van a la misma velocidad que el ‘mutante’ contexto tecnológico que nos rodea.

La forma de hacer negocios y vender ha cambiado rotundamente y  las soluciones, por tanto, irán cada vez más personalizadas y ajustadas para resolver las necesidades básicas de comunicación, almacenamiento, administración de las organizaciones, ofreciendo, además, esquemas más flexibles y opciones a medida.

Con el objetivo de estar bien preparados frente a los cambios que se avecinan los próximos 365 días hemos querido seleccionar (a modo de recopilatorio) seis tendencias, algunas, ya retratadas en este blog durante el pasado año,  que deberán de tener muy en cuenta en su empresa para sobrevivir en 2016, donde la conectividad será un factor claramente al alza, pero también los proyectos de adaptación a la digitalización.

Tomen buena nota:

  1. Toca mutar. Hay que transformarse y eso es precisamente a lo que se  verán ya abocados los departamentos IT de  las organizaciones quienes bajo el prisma de la movilidad deberán lidiar tanto con el Byod (trae tu propio dispositivo) como asumir un nuevo fenómeno Byoa (trae tu propia aplicación). La movilidad ha traído un incremento en la satisfacción del cliente y un aumento de la productividad del empleado, pero tambien traerá parejo temas como un mayor control de las aplicaciones que se usan, donde el papel de los  departamentos IT será crucial. Además este departamento pasará de tener una labor de gestión interna de todos los recursos, a adoptar un nuevo papel más cercano a la labor de consultoría y la gestión, siendo asesores e integradores de las nuevas tecnologías para dar aún mayor respuesta al cliente. Con ello, el responsable de sistemas informáticos e información tecnológica, conocido como CIO (Chief Information Officer) tomará, también, un papel protagónico ante el importante momento de disrupción tecnológica en la que vivimos, buscando crear nuevas vías de ingreso para la compañía y transformando el negocio mediante la innovación cocreativa con otras áreas.
  2. El valor de los datos. La información se situará en el centro de nuestras acciones. La interpretación y provecho de la misma será protagonista dentro y fuera de la empresas para poder competir y prosperar en 2016. El manejo de los datos facultará a las empresas la capacidad de detectar con antelación nuevas oportunidades en los mercados, permitiendo innovar de forma ágil, facilitando la evaluación de los productos, mejorando la toma de decisiones y ayudando, tambien, a una mejor segmentación de los clientes para personalizar las acciones y facilitando la evaluación de los productos. Por tanto, manejar los datos y obtener información será ya un aval para cualquier empresa para ganar en competitividad. Prepárese!
  3. Abandona el papel. La creación, producción y gestión de documentos electrónicos o físicos para que estén disponibles tanto dentro como fuera de la empresa, tendrá especial incidencia en las organizaciones que verán en la gestión documental móvil el futuro. Las compañías están llamadas, por tanto, a separarse del formato A4 abriendo un nuevo paradigma e introduciendo cambios en la gestión entorno al documento al objeto de  ganar en agilidad y en productividad y afrontando el reto de generar documentos inteligentes para cada canal.
  4. Sé Omnicanal. Administrar todas las formas de contacto que los clientes pueden tener con la empresa es uno de los mayores desafios a los que se enfrentarán las organizaciones. La posibilidad que ofrece ya la tecnología de tener varios canales de información y medios que pongan en contacto a la empresa con los consumidores será un aspecto a cuidar y mucho en en los próximos meses donde toda la información deberá estar siempre al alcance del usuario. El objetivo será claro: desarrollar estrategias que permitan la construcción de  experiencias que destaquen el prestigio y el valor agregado de la marca en el negocio. Y ofrecer una experiencia cercana, sea cual sea el canal de contacto, es la clave para conseguirlo. Es decir:  donde tradicionalmente se vendía producto ahora se venden servicios y donde tradicionalmente se vendía servicio ahora se venden experiencias.
  5. El tiempo es oro. Definitivamente la búsqueda de la  productividad y la eficiencia deben seguir siendo motores en la gestión empresarial. Hay que hacer frente a los llamados ladrones de tiempo en la oficina. Reuniones improductivas, continuos mensajes de WhatsApp, correos interminables por leer,  internet, redes sociales y hasta compañeros que se acercan a la mesas de trabajo para preguntarte cualquier duda… Pero sobre todo hay que cambiar la forma de trabajar buscando sobre todo la eficacia y rodeándose de herramientas que ayuden a incrementar la productividad.
  6. Disponibilidad. La inactividad será inaceptable, según la consultora Veean.   El internet de las cosas (IoT), apoyado por el incremento de dispositivos conectados harán que no se tolere. Interrupciones de servicios de empresas que trabajan de cara al cliente, aunque sean insignificantes, pueden ya causar pérdidas de dinero y datos, pero sobre todo mermar la credibilidad de la organización. La tolerancia será cero.  Por lo tanto hay que llevar a mínimos el tiempo de inactividad y la pérdida de información para garantizar la plena satisfacción de usuario final en aras a incrementar la buena salud de los negocios. La fórmula es bien sencilla según los expertos, ” a medida que el IoT vaya cobrando más impulso, el coste potencial del tiempo de inactividad aumentará”.

Recuerden que además de ir al gimnasio, comer sano y dejar de fumar, el año nuevo debe también estar lleno de nuevos propósitos en su trabajo. El objetivo: mejorar cada día un poco más.  Pero como siempre lo difícil no será plantear retos, sino cumplirlos 😉

Publicado en Blog, Tendencias Etiquetado con: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*