Cómo lograr la madurez digital en tu empresa

Madurez digital

Lograr la madurez digital significa, por tanto, dotar a las organizaciones de la infraestructura necesaria tanto desde el plano humano como el económico y sobre todo de tener directivos dispuestos a entender las necesidades de esa nueva realidad. Imagen: Pixabay

Las expectativas son grandes, y con ello también el optimismo, ya que si se echa la vista atrás la transformación digital ya no asusta tanto como hace un año donde el 63 por ciento de los directivos consideraba que todavía estaban muy lejos de poder hacer frente a todos los cambios tecnológicos que se avecinaban mostrando cierta reticencia para aliarse, en definitiva, con la tecnología  en aras a lograr un mayor rendimiento.

De hecho, los directivos poco a poco se van dando cuenta de que frente al alto coste que supone adaptarse a las transformaciones tecnológicas las ventajas son múltiples.

La primera de ellas apunta directamente a los beneficios. El último estudio realizado entre 1.245 directivos europeos realizado por Coleman Parkes señala que el 73% de las empresas cree que lograr la madurez digital conducirá directamente a un aumento de los beneficios. A esto se le suma aspectos tales como obtención de procesos de negocio más rápidos; agilidad en la toma de decisiones; ventaja competitiva o gozar de más atractivo frente a inversores…

Lo cierto es que pese a los esfuerzos demostrados por tener un compromiso continuo con la tecnología siguen aún existiendo muchos obstáculos dentro de las empresas y  estos inciden, de nuevo, en la resistencia al cambio de funcionamiento de la organización para mantenerse al día de la nueva tecnología existente.

Sabemos que ese proceso de adaptación pasa por un reciclaje constante al que aún se resisten las organizaciones.  Tenemos el ejemplo en  la denominada tercera plataforma y las dificultades que aún se tienen para subir este nuevo peldaño.

Por otro lado, se identifica tanto a la alineación de la tecnología, los procesos y la forma de trabajar, como la incapacidad de lograr el objetivo de madurez digital sin el apoyo de un colaborar externo, como serios inconvenientes.

Lograr la madurez digital significa, por tanto, dotar a las organizaciones de la infraestructura necesaria tanto desde el plano humano como el económico y sobre todo de tener directivos dispuestos a entender las necesidades de esa nueva realidad.

Una de las principales demandas del sector es la ausencia de profesionales especializados que sepan adaptarse a los vertiginosos que impone la tecnología pero como bien apunta Ignacio Pérez Dolset,  CEO y fundador de U-tad, en un “sector que  cambia exponencialmente, un sistema educativo excesivamente rígido como el nuestro no permite desarrollar nuevos programas con la suficiente rapidez”. Ignacio Pérez señala a que los programas deben desarrollarse consultando las necesidades empresariales, “contando con sus profesionales para que enseñen en las aulas y con las infraestructuras y el equipamiento necesarios para que se formen en el entorno competitivo que se van a encontrar”.

España ocupa hoy el puesto 38 de la lista que elabora el World Economic Forum sobre la capacidad de los países para aprovechar las oportunidades de la era digital. Fomentar el conocimiento y establecer ayudas que eliminen la brecha digital entre las organizaciones figuran, entre otros,  como aspectos imprescindibles para alcanzar la plena madurez digital en nuestro ecosistema empresarial.

¿Seremos capaces de superar los obstáculos?

Publicado en Blog, Tendencias Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*